Canal RSS

Archivo de la categoría: Historia

Mascletà o mascletada

Publicado en

Pedíamos ayer, a través de nuestro Facebook y Twitter, que nos respondierais a una simple pregunta, “¿Se dice mascletà o mascletada?” En la actualidad parece una pregunta estúpida, pues se ha extendido tanto el uso de la palabra mascletà que prácticamente nadie la utiliza con su sufijo en -ada, ni en castellano ni en valenciano. Pero, pese a que todos habéis dicho sin dudar que lo correcto es mascletà, hay una teoría que nos dice que eso no es del todo así. Ahora lo contamos.

En primer lugar, recordemos, para los que acudan despistados a este blog, ¿qué es la mascletà-mascletada y dónde está su origen? Pues bien, este evento pirotécnico tiene su génesis en la traca valenciana. Tal y como explicábamos en artículos anteriores ésta surgió tras la derrota en la Batalla de Almansa y el posterior desmantelamiento de la armería valenciana. Estas primeras tracas derivaron en el invento del masclet, como popularmente se le conoce al petardo autoctono valenciano. Entonces, esa pasión por la pólvora y el ruido valenciano llevó a maquinar las primeras tracas de masclets, más largas y ruidosas, que en algunos pueblos de la Comunitat se conocen como ‘disparà’ y que se han popularizado como ‘mascletà’ tras los disparos en las fiestas falleras en la Plaza del Ayuntamiento. Una popularización que se extendió, posteriormente a Castellón y Alicante donde en sus fiestas de la Magdalena y Sant Joan, respectivamente, también exhiben sensacionales ‘mascletas’.

Dejando claro, en pocas palabras, en que consiste este evento pirotécnico y cómo surgió vamos con el debate sobre su correcta denominación. Como hemos explicado la ‘mascletà’ viene de la utilización de una serie de ‘masclets’ para realizar el disparo de este magno evento pirotecnico. Pues bien, si consideramos el hecho de lanzar los masclets como ‘mascletar’, su participio, en valenciano, sería ‘mascletada’ y así es como se conoció al principio, según está reflejado en varios escritos de la época.

Pero, como la lengua está hecha por sus hablantes ésta evolucionó hasta que muchas palabras valencianas que finalizan con el sufijo -ada se conozcan ahora por terminar en -à. Además de mascletà, también disparà o cansalà. No va a ser así de simple nuestra explicación, el hecho es que esta pronunciación proviene de Aragón. Si en otras partes de España los participios -ado se pronuncian -ao o -au. en tierras aragonesas, las palabras finalizadas en -ada, se pronuncian -á.

Hasta aquí claro, pero, ¿cómo llegó a la lengua del masclet, la valenciana? Pues sencillo, aunque sea difícil de imaginar en la actualidad, hace un poco más de 100 años, la lengua predominante era el valenciano y en su contacto con el castellano-aragonés, empezó a tomar algunas palabras o formas de hablar. El catalán tomó más influencias del francés y el valenciano del castellano aragonés. Por lo tanto, la pronunciación castellana fue extendida entre los valencianos y de ahí el uso generalizado en la palabra ‘mascletà’.

Entonces, ¿cómo lo decimos? No cometemos ningún error empleemos ‘mascletà’ o ‘mascletada’. Ambas están aceptadas oficialmente y no cometes ningún error pronuncies la que pronuncies. El error es no disfrutar de este maravilloso evento pirotecnico del que os dejamos un ejemplo de una tradicional disparà de barrio.

Anuncios

El origen de la industria pirotecnica

Publicado en

Llevamos varias semanas hablando de los orígenes de la pirotecnia. Si bien hemos hablado de la trayectoria de la pólvora partiendo de sus usos militares hasta su utilización tal y como hoy la conocemos, también nos hemos referido a  la aportación valenciana, la traca. Pues bien en esta ocasión queremos hablar de la pirotecnia como industria de ocio. ¿Quién dio el primer paso? ¿Dónde surgió? ¿Cuáles son las principales potencias? Pues bien, a estas y otras muchas preguntas vamos a contestar a continuación.

Antes de hablar de la Pirotecnia como industria de ocio, no hemos de olvidar su origen bélico. Los chinos, descubridores de la pólvora, empezaron propulsando sus flechas con rudimentarios artilugios pirotecnicos y así causar más mal al enemigo. Viendo lo espectacular y efectivo que resultaba este arma, perfeccionaron la técnica realizando pequeños cohetes de madera con forma de dragón, que pronto adaptaron a su uso lúdico. Esto era durante el gran lapso de tiempo entre el s. VI y el s.XI. Evidentemente durante esta época no podemos hablar de una industria tal y como hoy la conocemos, ni siquiera es una primera idea de talleres manufactureros. Son las primeras aventuras con la pólvora que no empezarían a convertirse en algo importante hasta su llegada a Europa via los países árabes.

Si bien es en el mediterráneo donde, según contábamos, la pirotecnia adquiere mayor fuerza, las primeras grandes potencias europeas no surgen en España, sino en la parte más al norte de la Mediterránea, Italia y en Alemania. Nos tenemos que trasladar al Renacimiento. En Europa, durante los años anteriores, ya se ha experimentado con la pólvora a través de las armas de fuego, pero surge un interés en las escuelas italianas y germanas por ir más alla.

Por un lado,  la escuela italiana de pirotecnia profundizó el estudio de los fuegos artificiales ya elaborados, y la escuela alemana produjo importantes avances al respecto, en una línea más apoyada en lo científico. Por las dos partes se consiguieron importantes adelantos cuando, por fin, a mediados del siglo XVII la pirotecnia estalla en Europa en lo que hoy conocemos como fuegos artificiales. La pirotecnia empieza a extenderse por toda Europa en fiestas, celebraciones y todo tipo de actos oficiales. Se genera el interés por estos productos, el primer paso hasta llegar a la industria. Mientras, por esta época, en España se dan los primeros pasos. Es en Valencia, como explicamos en nuestro artículo sobre la traca, se experimenta con nuestro espectáculo autóctono, las mascletas o disparas, dejando para boloñeses y napolitanos los shows de luz y color.

De hecho, el crecimiento de la industria implica el estudio y su despegue definitivo, que tiene que ver con la invención del color. Los investigadores, a mediados del s. XIX descubren que bajo una mezcla de sales se puede conseguir que los fuegos artificiales sean más vistosos y lucidores para el público. La industria ha realizado su primer gran descubrimiento que le llevará a cruzar el charco, en concreto un viaje a Estados Unidos donde unido a la emigración china servirá como detonante para dar el impulso necesario a la fiesta de los fuegos artificiales.

Este es el origen de la industria pirotecnia, ahora bien, también será importante conocer quienes fueron los primeros en la Comunidad Valenciana en dedicarse al noble arte de la pólvora. De ello hablaremos en próximos artículos.

Historia de la traca valenciana

Publicado en

Las vemos en las bodas, las comuniones, triunfos deportivos, en definitiva en todos los acontecimientos en los que se tiene que celebrar algo. Hablamos de la traca valenciana, una de nuestras tradiciones más arraigadas y que tiene su origen a raiz de un hecho bélico, la derrota de los Austrias en la Batalla de Almansa.

Entonces, para hablar de la primera traca valenciana nos tenemos que remontar a principios del s.XVIII. En concreto, el 25 de abril de 1707 finalizó la batalla más significativa de la Guerra de Sucesión española, que enfrentaba a los Borbones y a los Austrias. El bando valenciano apoyaba a los Austrias que serían derrotados en este conflicto. Así los Borbones ocuparon el Reino de Valencia, pese a la resistencia local, y fueron muy duros con los valencianos, retirándoles los fueros además de muchos otros derechos y privilegios comerciales.

Una vez expuesto el contexto historico volvemos al origen de la traca valenciana. En 1714, el rey Borbón, Felipe V optó por desmantelar el armero más importante de todo el mediterráneo con el objetivo de evitar que las tropas rebeldes pudieran rearmarse. Esta industria armamentistica estaba situada en Valencia, lo que significó el empobrecimiento de la zona, al perder una de sus mayores fuentes de ingresos.

Nadie podía esperar que el expolio que se iba a realizar significaría el nacimiento de una de las tradiciones más arreladas en la Comunidad Valenciana. Según explica la Asociación Cultural de Amigos de la Pólvora, casi todo el armero valenciano fue desmantelado y llevado a Toledo, mientras en la capital se procedió a la quema de las culebrinas (pequeños y rudimentarios cañones). Estas culebrinas, hechas de metal y madera fueron, en su mayoría, reutilizadas y fundidas por los herreros valencianos para la realización de herraduras muleras. Sin embargo, en la localidad de Burjassot no optaron por fundir estos cañones. La boca de las culebrinas, que los lugareños conocían como trancas, sirvió para disparar el fuego. Los vecinos clavaron las trancas en el suelo y las explotaron, sin saber que acababan de empezar una tradición y una nueva industria, la pirotecnia. Una industria relacionada con el fuego y la pólvora que no sería estandarizada hasta principios del s.XX.

Historias curiosas relacionadas con la pólvora que seguiremos contando en nuestro espacio. Porque no sólo nos gusta, sino que también la amamos.


Origen de la pólvora

Publicado en

Inauguramos un apartado de curiosidades para hablar de los orígenes de la fiesta de la pólvora tal y como hoy la conocemos. En esta serie de post os explicaremos como nació esta tradición, como llegó hasta arraigarse en nuestras vidas y daremos algunos ejemplos curiosos. Pero, como había que empezar por algún sitio, arrancaremos con nuestro particular Genesis.

Seguramente si sois amantes de pólvora sabréis que esta fue inventada en el S. IX por los chinos. En principio se le dio un uso lúdico y no fue hasta años después de su invención cuando se empezó a utilizar para acciones bélicas en armas similares a las que conocemos o con pequeñas demostraciones de lo que hoy llamaríamos fuegos artificiales para proteger ciudades amuralladas. También existen teorías que relacionan el uso de los fuegos artificiales en la antigua Grecia, s.VI. De hecho, la palabra pirotecnia proviene del griego pirostechne (tecnica del fuego). Sin embargo, esto era otra cosa bien diferente a la que inventaron los asiáticos.

No obstante, pese a que los chinos fueron los inventores de la pólvora, esta no llegó hasta España directamente desde el el continente asiático. Decidió darse un paseo por Oriente Medio hasta llegar al norte de África. Desde allí se introdujo en España hacía y el resto de países mediterráneos en su vertiente bélica, hacía el año 1200. Así la utilizaron para conquistar la Península Ibérica con una especie de cañones rudimentarios y muy pesados.

Pasada la guerra, ya en tiempos de paz, fue en la zona mediterránea, concretamente en lo que hoy conocemos como Comunidad Valenciana y Murcia, donde más se popularizó el uso de la pólvora para fines recreativos. Tras la reconquista, ya era habitual en la Corona de Aragón el uso de festejos con fuegos artificiales. Así las técnicas-recetas, hoy rudimentarias, que habían dejado los árabes, ya servían de entretenimiento a los habitantes de la Corona de Aragón, que dada su extensión, expandieron este uso a sus conquistas en Francia e Italia.

Más cerca de nuestros días, el uso de la pirotecnia se expandió al continente americano desde España. Así, el uso de los fuegos artificiales se hizo muy popular en Mexico y Argentina, al igual que en Estados Unidos donde, unido a la emigración china, cobra una gran importancia.

Así hasta nuestros días donde utilizamos la pólvora en un sinfín de celebraciones. Una tradición mediterránea muy arraigada y que se hace indispensable en los momentos de mayor alegría.